Últimas Noticias

8 Hábitos repugnantes que en realidad son buenos

Aunque todos hemos escuchado que toma 21 días para que algo se vuelva un hábito, esta afirmación no se ha demostrado realmente en la práctica. Según estudios recientes, necesitarás al menos 66 días para que una nueva forma de comportamiento se vuelva automática. Sin embargo, no todos nuestros hábitos inapropiados son realmente tan horribles como estamos acostumbrados a creer.

NDP hizo una lista de los hábitos asquerosos más comunes que todos tenemos, pero que, en realidad, son buenos para nuestra salud.

8. Orinar en la ducha

Puede ser inapropiado hablar de orinar en la ducha en voz alta, pero los investigadores descubrieron que casi el 75% de las personas lo ha hecho al menos un vez en la vida.

En realidad, no hay nada de qué avergonzarse: el ácido úrico y el amoniaco en tu orina pueden ayudarte a prevenir infecciones fúngicas en los dedos de tus pies. Además, si eliges orinar mientras tomas una ducha, podrías ahorrar dinero en tus facturas de agua y papel higiénico.

7. Escupir

Escupir puede parecer repugnante, especialmente si se hace en lugares públicos. Sin embargo, cuando haces ejercicio, puede ayudarte a respirar más fácilmente.

Normalmente, respiramos por la nariz, esto calienta el aire y lo hace más húmedo, lo que permite que el cuerpo absorba el oxígeno de manera más eficiente. Pero cuando hacemos ejercicio, tendemos a respirar por la boca y esto hace que se produzca más saliva, lo que interfiere con nuestros patrones de respiración. Por lo tanto, es perfectamente normal deshacernos del exceso de saliva producido después de correr por medio de escupirlo.

6. Masticar chicle

5. Tirarse gases

4. Eructar

Pero, si estás eructando demasiado a lo largo del día, probablemente deberías ver a un médico, ya que puede ser un síntoma de la enfermedad de reflujo ácido.

3. Morderse las uñas

Cuando te muerdes las uñas, consumes algunas de las bacterias que están sobre y debajo de ellas. Esto lleva a tu sistema inmune a comenzar a producir glóbulos blancos que ayudan a combatir estas bacterias. Tu cuerpo también registra las bacterias en tu banco de memoria, por lo que si te encuentras una determinada bacteria por segunda vez, ya tendrás los linfocitos capaces de superarla.

Además, algunos estudios muestran que los niños que se chupan los dedos o se mordisquean las uñas tienen menos probabilidades de sufrir alergias.

2. Hurgarte la nariz y comerte los mocos

Según algunos estudios, este horrible hábito en realidad puede ayudarte a estimular tu sistema inmunológico ya que el moco que comes contiene muchas mucinas salivales que pueden combatir las bacterias que causan cavidades. Cuando te comes los mocos, disparas tu sistema inmune para liberar los glóbulos blancos del cuerpo y así defenderte de este tipo de bacteria.

1. Saltarse las duchas

¿Tienes algún hábito “repugnante”? ¿Qué piensas de los hábitos en este artículo? ¡Comparte tus opiniones con nosotros en los comentarios!