Últimas Noticias

8 Razones por las que no deberías usar Wi-Fi en lugares públicos

Nos hemos acostumbrado a usar Wi-Fi en las cafeterías, parques y transporte público todo el tiempo y ya no nos imaginamos la vida sin él. Pero pocos se ponen a pensar que las redes gratuitas pueden representar un peligro y poco a poco dañarnos.

NDP decidió investigar qué peligro ocultan las redes Wi-Fi gratuitas y qué puedes hacer para que tus datos personales permanezcan intactos.

8. Espías intermediarios

Una de las amenazas más frecuentes de la seguridad de Wi-Fi son los ataques de intermediarios, o MiM (Man in the Middle — hombre en el medio). Usando esta tecnología, los maleantes se adueñan de tu información y pueden modificarla o pasarla a terceros. Usas una red pública y ni siquiera sospechas que el espía está por ahí.

7. Ataque de clones

Otro truco frecuente de los hackers es redireccionarte a una página clonada. Los hackers cambian la dirección y te atraen a una página que no levanta sospechas. Sin darte cuenta, les entregas a los maleantes tu información del nombre del usuario y la contraseña.

6. Ladrones de contraseñas

Muchas personas están acostumbradas a usar el mismo correo electrónico para registrarse en diferentes páginas y pocas veces nos ponemos creativos para inventar una contraseña nueva. Es bastante cómodo no solo para nosotros, sino también para los hackers. Usando la misma red Wi-Fi que nosotros, ellos pueden investigar contraseñas de las páginas que visitamos.

5. Epidemia

Supongamos que te estás conectando a una red Wi-Fi en una cafetería que no cuenta con protección contra el software nocivo. En este caso, el dispositivo contagiado con virus puede provocar toda una epidemia: los virus se propagan rápidamente de un usuario a otro y no es tan fácil deshacerse de ellos.

4. Crimen perfecto

Además de robar tus datos personales, los hackers también pueden meter información comprometedora en tu computadora y cambiar lo que hayas publicado por ella. Según Wouter Slotboom, el cual se denomina como “hacker ético”, un delincuente puede cargar a tu móvil pornografía infantil. Y la subirá por ti. No es necesario mencionar lo grave que es este crimen.

3. Redes criminales

Confías en las redes Wi-Fi disponibles en cafeterías, aeropuertos y centros comerciales, ¿verdad? Entonces, atento: una red que parece oficial (incluso que lleva el nombre del establecimiento en el que estás) puede ser una red falsa creada por los hackers para robarte tus datos.

2. Espías reales

Algunos fraudulentos no se complican la vida y no inventan programas para robar tus datos. Simplemente se sientan cerca tuyo y se asoman a tu móvil o laptop. Y mientras millones de personas piensan en la protección cibernética, los ladrones a menudo espían tus contraseñas y códigos NIP de tus tarjetas bancarias. Así que si estás en una cafetería, por si las dudas, siéntate de espaldas hacia la pared y no realices ninguna transacción bancaria.

1. Aplicaciones nocivas

Muchos establecimientos les ofrecen a sus clientes descargar una aplicación móvil especial y obtener un descuento. Pero, tomando en cuenta que las redes no están protegidas, junto con la app podrías descargar a tu móvil virus o proporcionarles a los hackers una nueva oportunidad para robar tus datos personales.

Cómo protegerte:

  • En los lugares públicos usa VPN: red virtual privada (Virtual Private Network).
  • No olvides actualizar tu antivirus.
  • Deshabilita Wi-Fi cuando no lo estás usando.
  • No confíes en nombres sospechosos como FreeInternet o FreeWiFi.
  • Deshabilita la conexión automática a Wi-Fi, hazlo solo a mano.
  • No entres a tu banca electrónica ni a tus redes sociales cuando te conectas a una red WiFi pública.
  • No realices compras por Internet ni transferencias bancarias en lugares públicos.
  • No pases la información confidencial a las redes públicas.
  • No abras enlaces de páginas web que te provocan sospechas.
  • Mira a tu alrededor: no introduzcas tus datos bancarios ni contraseñas si hay demasiada gente a tu lado.