Últimas Noticias

8 Síntomas que las mujeres no deberían pasar por alto

En el ritmo frenético de la vida de hoy, a veces no hay suficiente tiempo para escuchar a tu cuerpo. Puede haber algunos cambios en nuestro organismo, pero no los notamos o decidimos que “ya pasará”. Pero hay síntomas que indican enfermedades graves, y en ningún caso deben ser ignorados.

En NDP recopilamos información sobre varias señales de nuestro cuerpo que pueden hablar sobre cambios importantes en el organismo de una mujer.

Pérdida de peso repentina

Pocas mujeres estarán molestas si descubren que han perdido peso. Sin embargo, si la pérdida de peso ha ocurrido repentinamente y sin ajustar tu alimentación o hacer ejercicios, entonces este es un punto para reflexionar. Las razones para perder peso pueden ser muchas, y no muy agradables: desde el estrés constante hasta la diabetes y el cáncer. Asegúrate de consultar con un médico.

Fatiga crónica

Todos nos agotamos periódicamente hasta el límite, pero si te sientes cansada durante más de 2 semanas, mientras duermes lo suficiente, comunícate con un especialista. Esta situación puede ser causada por problemas con la glándula tiroides, enfermedad cardíaca o deficiencia de vitamina D.

Cambios en los senos

Es necesario que cada mujer por sí sola se haga un examen de glándulas mamarias. Y, en caso de cualquier cambio (de color, forma, apariencia de induraciones, etc.), es necesario consultar con un mastólogo.

Dificultad para respirar y mareos sin esforzarte mucho

Palpitaciones

Cambios en lunares

Si tienes un nuevo lunar sospechoso o el que tenías antes ha cambiado su textura, forma o color, asegúrate de consultar con un médico. Esto es especialmente importante para aquellos que pasan mucho tiempo bajo el sol.

Hinchazón

Todos hemos sentido que estábamos a punto de estallar después comer mucho en casa de la abuela. Pero la hinchazón que no está relacionada con comer en exceso, puede ser causada por problemas de los ovarios. Si, además, comienzas a sentirte llena antes de lo habitual, vas al baño más seguido que antes o sientes dolor en el área pélvica, consulta inmediatamente con un médico.

Cambio repentino en la visión