Últimas Noticias

“Alcanzó su máximo “… sobre los 30,000 pies cúbicos por segundo.”

Miercoles, 6 diciembre 2017- Río Yauco es un caudal normalmente moderado en la costa suroeste de Puerto Rico. Fluye por 21 kilómetros aproximadamente, desde el Lago Lucchetti hacia el Mar Caribe. Su nombre proviene de “coayuco”, que significa “plantación de yuca.” Está rodeado de colinas y montañas, canalizando así, el agua de lluvia de las mismas hacia el norte, este y oeste

Yauco Pueblo es una pequeña comunidad, localizada aproximadamente a seis kilómetros de la costa. Río arriba, la estación de monitoreo del Servicio Geológico de los Estados Unidos ha registrado flujos en la media durante el  período de septiembre a diciembre entre los 60 pies cúbicos por segundo, sorpresivamente registrando entre los medianos y altos 20’s, por los últimos 22 años.

El 20 de septiembre del 2017, a medida que el huracán María tocó tierra en la esquina sureste de la isla, a 103 kilometros de distancia de Yabucoa, la estación de monitoreo alcanzó su punto máximo.

“El flujo sobrepasó el máximo que el equipo puede medir: 30,000 pies cúbicos por segundo,” dijo Jorge Tous, ingeniero hidráulico del distrito de Jacksonville, quien colabora con los trabajos de respuesta del huracán María.

En perspectiva, un pie cúbico es del tamaño de una bola de baloncesto. Las personas que viven cerca de Yauco están acostumbrados a ver 20 bolas de baloncesto por segundo, corriendo por la zanja, ahora veían y escuchaban rugir 30,000 de ellas a través del estrecho barranco, por segundo

Los ríos Cumberland, Tombigbee, Illinois y Sacramento, típicamente tienen un flujo promedio menor.

Al día siguiente, la estación registró más de 30,000 pies cúbicos por segunda una vez más. Durante el mes siguiente, la estación registró cuatro flujos excesivos adicionales: 1,500 (el doble) y 3,000 pies cúbicos por segundo.

Durante una mañana caliente y húmeda, bajo un sol abrasador de finales de noviembre, Wilmel Varela se presenta ante las cámaras de los medios y es entrevistado sobre el proyecto de reducción de riesgo de inundación, que se encuentra bajo construcción a pocos pasos del pueblo. Él se encuentra ahí, ya que el río se salió de su cauce, desoló una plantación de guineos, tomó un camino más corto y de menor resistencia hacía la costa.

Creó una franja a través de una granja de guineos, niveló un parque de pelota, inundó la carretera #127, a la entrada principal del pueblo e inutilizó la carretera #2, la cual conecta a Yauco con ciudades grandes, como Ponce y Mayagüez. La única manera para entrar o salir del pueblo era dar un viaje de un día de duración, a  través de las montañas. La inundación destruyó fincas y limitó las movilizaciones de la policía, asistencia médica y vehículos de respuesta de emergencia. Impactó la disponibilidad de comida, agua, combustible, generadores y todo aquello que compone una vida normal.

Construir el remedio no fue tarea fácil.

“Ninguno de los materiales que necesitábamos para realizar este proyecto estaba disponible, cuando llegamos a la isla,” dijo Valera, el ingeniero residente que trabaja para la Oficina de la Antillas, de USACE. “Pasamos tres días buscando alrededor de toda la isla, tratando de encontrar los mismos”.

Valera dijo que adjudicarle el proyecto de emergencia en tan sólo unos días, rindió múltiples beneficios de gran alcance.

“Está proveyendo buenos resultados y creando oportunidades económicas”, dijo. “Ha sido de provecho para los pequeños negocios. Tenemos 20 trabajos aquí. Los supervisores son locales.”

Varela dijo que el plan de construir un dique efectivo se desarrolló en el lugar. Construyeron un dique temporero de 15 pies de alto, para contener el río Yauco, el cual ha bajado de velocidad. Detrás del dique, trabajan en armonía excavadoras, niveladoras, compactadores vibratorios de terreno y bombas, para preparar el terreno y ubicar 6,000 metros cúbicos de piedra, de entre 12 a 18 pulgadas, que formarán la espina dorsal del nuevo dique de 400 pies.

De igual manera que el personal de respuesta del huracán María, Varela dijo que los impactos del proyecto de construcción se extienden más allá de la estructura física.

“Tenemos una buena colaboración con el dueño del terreno, quien en cuya propiedad toma lugar la construcción del proyecto”, dijo. “Los beneficios son mucho más abarcadores.”

“Este dique protegerá cientos de vidas, río abajo,” dijo Valera

Una compactadora vibratoria de suelo ayuda a preparar la base del dique nuevo, que se construye en Yauco, Puerto Rico, luego de que las inundaciones causadas por el huracán María destruyesen el anterior. (U.S. Army foto por Greg Fuderer)

Una bomba situada en un dique temporero remueve el agua, a medida que las excavadoras colocan piedras para formar un rompeolas, en las primeras etapas de construcción del nuevo dique. (U.S. Army foto por Greg Fuderer)