Últimas Noticias

Apoderándome y conquistando el cáncer de seno

Por Dra. Maricelly Santiago Ortiz- Según el Registro Central de Cáncer de Puerto Rico, uno de cada tres individuos pudiera padecer de cáncer en algún momento de su vida. Tanto los hombres como mujeres, están en riesgo de manifestar esta enfermedad sin importar la edad, religión ni clase social. Sin embargo, cuando hablamos de cáncer de seno en Puerto Rico, es evidente mencionar que dicha enfermedad afecta tanto a la mujer como al hombre en nuestra Isla, a los hombres con menor frecuencia. Al enfocar nuestra atención específicamente a la salud de la mujer, es importante recalcar que los datos del Registro Central de Cáncer de Puerto Rico nos indican que el cáncer de seno ha sido el más diagnosticado y la primera causa de muerte entre las mujeres en Puerto Rico. Dicha condición representó el 29.6% de todos los cáncer más diagnosticados y el 19% de todas las muertes por cáncer. Se estima que 1 de cada 11 mujeres pudieran ser diagnosticadas con cáncer de seno en algún momento de su vida, mientras que se ha comprado que 5 mujeres puertorriqueñas son diagnosticadas con esta enfermedad antes de finalizar el dia.

El cáncer de seno es una enfermedad principalmente influenciada por factores de riesgo relacionados a estilos de vida o pudieran ser atribuidos al factor genético. Algunos factores de riesgos asociados para el cáncer de seno son: ser mujer, envejecer, llevar a cabo poca actividad física, historial familiar, tener mamas densas, consumo no moderado de alcohol, obesidad y contar con 50 años o más de edad, entre otros. En dicha condición se observa como las células de las glándulas mamarias se multiplican sin control y en ocasiones si el crecimiento es sumamente descontrolado puede generar la formación de tumores. El cáncer de seno se detecta debido al surgimiento de síntomas, pero existen mujeres que no presentan ningún tipo de síntoma al respecto. Por esta razón es de suma importancia realizarse las pruebas de detección temprana y programadas tales como la mamografía, ecografía del seno y estudios de imágenes de resonancia mágnetica o los recomendados por su médico especialista A través de las pruebas de detección temprana y confirmación de diagnóstico logramos educar a nuestras mujeres para que concozan sus riesgos y aprendan que tipo de barreras les impide poder obtener dichos servicios. Existen diferentes tipos de tratamientos para el cáncer de seno como lo son los tratamientos locales ( cirugía , radioterapia) o sistémicos (quimioterapia, terapia hormonal, terapia dirigida). No obstante las pacientes pueden recibir una combinación de dichos tratamientos, dependiendo de su salud general y sus preferencias personales. Los procedimientos quirúrjicos tambien son escenarios que la paciente debe considerar de acuerdo sea su caso.

No debemos de olvidar que las secuelas que traen esta enfermedad son grandísimas y hay que atenderlas con prontitud. Todos sabemos que cuando la palabra “cáncer” se escucha en nuestras familias, las secuelas emocionales y espirituales que estas pueden causar pueden ser de gran impacto. Los miembros de la familia son los co-sobrevivientes de la enfermedad y de igual forma necesitan de ser atendidos. He tenido la oportunidad de compartir este proceso con muchas familias puertorriqueñas y tengo la certeza de que se hace sumamente difícil estar en la posición de un cuidador, más aún, cuando uno de esos familiares afectados, es un familiar muy querido. En ocasiones las emociones y las sentimientos que nos vinculan a la persona nos impide analizar y reflexionar objetivamente sobre el proceso y las decisiones que proceden en este tipo de escenarios. Durante este período, aquí algunos consejos que las familias deben de tomar en cuenta:

Los cuidadores deben de cuidar su cuerpo, espíritu y su mente
Concentrar la energía, les podrá ayudar muchisimo a superar el miedo y la tensión que se genera en estos diagnosticos
La comunicación entre el paciente y el equipo médico es esencial, ya que cuando esta se logra llevar a cabo, la capacidad para sobreponerse a la enfermedad aumenta visiblemente.
Reflexionar sobre cuando el paciente y la familia no presentaban esta enfermedad, sus legados y sobre la vida que han construido recuerdos memorables.
¿Cuáles son los momentos más felices, inolvidables o de superación hemos compartido?
¿Que estoy aprendiendo de mi ser querido y cuales fueron los momentos clave o los más importantes de nuestra vida juntos?
¿De qué estamos más orgullosos en nuestro proceso?
¿Qué nos hemos enseñado mutuamente?

Sin embargo, recuerda que el cáncer no es una sentencia de muerte, he podido dar testimonio de como esta enfermedad ha servido de vehículo para que la sobreviviente de cáncer de seno puertorriqueña se aferre más a la vida y entienda mejor su condición. Las invito que este mes de Octubre sea un mes para crear conciencia acerca de esta condición que está tocando las puertas de tantas mujeres puertorriqueñas. Mis mejores deseos a nuestras pacientes de cáncer de seno que hacen la diferencia en Puerto Rico y sirven como ejemplo de superación para otras recién diagnosticadas.