Últimas Noticias

Cómo saber qué insecto te picó

Las picaduras de insectos son inevitables. Y en determinados momentos, este problema puede ser particularmente molesto. Además, pocas veces logramos determinar cuál de ellos te picó. A veces te duele, sientes un fuerte picor, o la picadura te produce un edema.

Pues bien, NDP ha preparado para ti una lista de picaduras para que sepas qué insecto es el que te atacó.

Mosquito

Las picaduras de mosquitos provocan hinchazón enrojecida del tamaño de una pequeña baya. Con frecuencia, se producen en áreas descubiertas del cuerpo. Los mosquitos pican ahí en donde la piel es más delicada, porque les resulta más fácil llegar a los vasos sanguíneos. Al picar, inyectan en la herida su saliva, que contiene anticoagulantes (que hacen la sangre más líquida). Esto es lo que produce la hinchazón de los tejidos, el enrojecimiento y el picor.

Garrapata





Ante la picadura de una garrapata, el cuerpo reacciona con una mancha roja en la zona de la picadura. El insecto puede permanecer largo tiempo pegado a su víctima, alimentándose de su sangre y aumentando su tamaño.

Lo más terrible de todo, es que las garrapatas transmiten a los humanos la encefalitis, la enfermedad de Lyme (también conocida como borreliosis de Lyme) y muchas otras enfermedades. Si después de la extracción del insecto, la mancha roja sobre la piel no desaparece sino que, al contrario, aumentó su tamaño, consulta rápidamente a un médico.

Pulgas

Las picaduras de las pulgas se pueden confundir con una alergia o con las “travesuras” de los mosquitos, ya que aparece en la piel una hinchazón roja, muy parecida a la que producen estos últimos. Ahora bien, a diferencia de los mosquitos, estos insectos pican con bastante fuerza, su picadura es dolorosa y genera más necesidad de rascarse.

Las pulgas, por lo general, pican las piernas, pero si la persona está durmiendo, la pueden picar en cualquier zona del cuerpo. Un insecto puede picar a una persona varias veces; por eso, generalmente la distancia entre dos picaduras es de 1 a 2 cm. Las pulgas transmiten muchas enfermedades peligrosas a los seres humanos.

Abeja

En el lugar en el que una abeja te pica suele quedarse su aguijón, que debe ser retirado cuidadosamente. La piel, por lo general, se enrojece y da lugar a una hinchazón. La víctima siente un dolor agudo y ardor; después de un rato puede sentir un fuerte picor. Si no eres alérgico, el sufrimiento llega pronto a su fin. Pero si eres alérgico al veneno de las abejas, puedes desarrollar problemas respiratorios y es necesario llamar a urgencias inmediatamente.

Avispa

Los síntomas de la picadura de una avispa son similares a los de la de una abeja. En el sitio de la picadura aparece también una hinchazón roja, el dolor y la sensación de ardor son intensos, para convertirse en insoportables segundos después. La piel puede ensangrentarse. La avispa puede picar a una persona varias veces. Al igual que en el caso de la abeja, es importante que no seas alérgico al veneno de este insecto, ya que éste puede incluso provocar un choque anafiláctico.

Vespa (avispón)

En el lugar de la picadura del avispón, habrá un enrojecimiento e hinchazón severa de los tejidos, y pueden aparecer ampollas. La persona sentirá un dolor agudo, más grave que la picadura de una avispa. Dado que los avispones son más grandes que las avispas, su veneno es más tóxico. Contiene histamina y acetilcolina.

Si después de una picadura de avispón, la víctima siente frío en sus extremidades, si sus orejas y labios se tornan azules, y si tiene dificultades para respirar, hay que buscar inmediatamente a un médico.

Hormiga

La mayoría de las hormigas no son peligrosas para los seres humanos. Sin embargo, la hormiga roja de fuego puede acarrearte problemas. En la zona de sus picaduras, se forman pústulas que luego dejan cicatrices. El veneno de estas hormigas contiene toxinas y la persona puede desarrollar una fuerte alergia o un shock anafiláctico.

La picadura de la inofensiva hormiga roja de la madera, se asemeja visualmente a la picadura de un mosquito. En la piel aparece una mancha de color rosa que luego picará. En el momento de la picadura, la persona sentirá una sensación de ardor, como si hubiera caído agua hirviendo sobre la piel.

Tábano

El tábano se parece a una mosca grande y corpulenta. Este insecto puede picar de forma severa a los humanos y chupar su sangre de forma bastante dolorosa. Al principio, en la zona de la picadura, se puede notar una pequeña mancha roja, con un diámetro aproximado de 1 mm. Luego aparece la hinchazón y el picor. Los tábanos transmiten diversas enfermedades como la tularemia y el ántrax maligno (carbunco). Afortunadamente, estos bichos suelen preferir al ganado antes que a las personas.

Piojo

Si observas unos pequeños puntos rojos, similares a las picaduras de mosquitos, en lugares en donde crece densamente el pelo, en la cabeza, en el cuello o detrás de las orejas, te han picado los piojos de cabeza o los piojos púbicos. Si encuentras tales puntos en la espalda, el abdomen, los brazos o las piernas, los piojos del cuerpo son los responsables. Las picaduras se encuentran a una distancia de unos pocos centímetros entre sí y en el lugar de la picadura se puede ver el rastro de la punción en la piel.

Los piojos son transmisores de enfermedades graves, tales como la fiebre de las trincheras y el tifus.

Chinche





A primera vista, las picaduras de las chinches se parecen a las de las pulgas, los mosquitos, o a una reacción alérgica. En la piel, se podrá ver una hinchazón, acompañada de enrojecimiento, y se sentirá un picor fuerte. Sin embargo, este “trabajo” de las chinches se puede diferenciar por los típicos caminos que quedan sobre la piel. Las picaduras se encuentran cerca las unas de las otras. Además, la picadura de las chinches es más dolorosa que la de los mosquitos. Muchos de esos caminos se pueden encontrar en el cuerpo por la mañana: los insectos salen a cazar por la noche.