Últimas Noticias

En aumento los robos y perdidas económicas de los negocios en Puerto Rico

Jueves, 13 de septiembre de 2018 Por Luis A. Pagán, MA, experto en Seguridad- La crisis social y económica que sufre Puerto Rico ya ha comenzado a tener una repercusión directa en nuestro entorno. Según MIDA, se estima en 490 millones de dólares anuales las pérdidas en los comercios producto de robos ya sean internos o externos. Ya se están considerando medidas mayores de parte de los comercios para evitar estas pérdidas, lo cual traerá como consecuencia un aumento de precios al consumidor.

La continua ola de atracos en los establecimientos comerciales no se detiene luego del paso del huracán María esto se ha agravado. Un punto preocupante en este asunto es la impunidad y violencia con la que muchas de estas personas responden cuando son atrapados. En el caso de nuestro campo de seguridad privada hemos notado un aumento alarmante en agresiones contra los Oficiales de Seguridad y personal de seguridad interna en establecimientos comerciales.

Esto es un tema que requiere una atención específica de las autoridades a los efectos de poder establecer estrategias y legislación que reconozca estos delitos con mayores agravantes que los de un ciudadano común. Igualmente urge llevar un mensaje de prevención y orientación a la comunidad en lo concerniente al art. 184 del Código Penal – (Ratería o hurto de mercancía en establecimientos comerciales) que establece que aunque es un delito menos grave si es convicto por una segunda ocasión se expone a una pena de 3 años de cárcel. Esta modalidad está creciendo rápidamente y demuestra el gran deterioro social. Muchos de estos delitos no son denunciados o procesados por lo que no van a las estadísticas oficiales de la policía.

Los comercios y empresas privadas deben estar alertas a los cursos de acción a seguir en esta crisis, ya que una consecuencia altamente probable es el aumento en la vulnerabilidad de los comercios y el incremento de delitos por personas que tradicionalmente no delinquen, pero en medio de la justificación de su necesidad, dan un paso adelante en la conducta criminal.

El país se enfrenta a una de las peores crisis sociales y de seguridad en la historia conocida. Los ciudadanos y comerciantes deben hablar de la situación de seguridad presente y futura con sus empleados, familiares y allegados. El gobierno, por su parte, debe evaluar medidas que sirvan de disuasivo a esta práctica la cual parece que no va a cesar. Una medida que recomiendo se considere es crear un registro de convictos de ratería y robos a comercio el cual sirva de disuasivo y a la vez de herramienta de seguridad para los comercios. Las personas a ser incluidas en este registro deberían ser los reincidentes que en más de una ocasión hayan sido convictos de estos delitos.