Últimas Noticias

La columna del Profesor Osvaldo Almodóvar: El autosabotaje popular en Ponce

       Profesor Osvaldo Almodóvar

Ponce es penepe. Con esta frase comenzaré esta columna. Una frase que en la década del 80 se solía mencionar, junto con San Juan. Y era una aparente realidad, desde el nacimiento del PNP hasta el 1988 solo un popular había logrado ganar la poltrona ponceña, siendo este Wito Morales en las elecciones de 1972. Hasta las elecciones de 1988, el PNP dominó como quiso, incluso aun cuando uno de sus ex alcaldes fue encausado criminalmente. En 1988 todo cambia con la llegada al poder de quien se convertiría en uno de los alcaldes más emblemáticos del país, y quien aún hoy, a 14 años de su muerte, sigue siendo recordado como el ejemplo de lo que debe ser un administrador para los ponceños, Rafael Cordero Santiago. Churumba, como era conocido, sería el alcalde de la ciudad hasta su lamentable muerte, demasiado joven, a sus 61 años. De Churumba podríamos escribir columnas enteras, desde las anécdotas de como salia a caminar las calles del pueblo temprano en la mañana, y si veía basura o algo fuera de lugar de inmediato procedió a actuar para que se resolviera, hasta las que tienen que ver con el deporte. Al fallecer Cordero, en las próximas elecciones el candidato lo es quien fuera el Presidente de la Comisión de Hacienda en la Cámara, Francisco Zayas Seijo.

Zayas Seijo llega a la alcaldía con la sombra de un escándalo, ya que para aceptar la candidatura la Legislatura Municipal de aquel entonces legisla un aumento de sueldo sustancial para quien fuera el próximo alcalde. Zayas Seijo ganó cómodamente esas elecciones, sin embargo, 4 años más tarde la historia sería distinta. Varias cosas cambiaron en ese cuatrienio. La máquina de guerra disciplinada y bien organizada que era el PPD de Ponce bajo el mando de Churumba se mantuvo así para el 2004, más en el 2008 no era lo mismo. Su liderato fue retado en unas primarias, las cuales ganó de forma cerrada. Aquí comenzaría la historia moderna del PPD de Ponce, y lo que podría ser un proceso de reorganización, para el PPD en Ponce ha sido uno de autodestrucción.

Ese 2008 la división del PPD en Ponce sería tal, que una facción del PPD se separó del partido fundando lo que se conoció como el MAP, Movimiento Autónomo Ponceño, liderado por Carlos Jirau, quien había sido derrotado en unas controversiales primarias por el incumbente Zayas Seijo por 28 votos. Una fuerte campaña llena de ataques y las acusaciones de fraude en las primarias desembocó en una división mortal y así, en apenas 4 años de liderato de Zayas Seijo, el PPD pasaba de tener 12,000 votos de ventaja aser un partido derrotado. El MAP obtendría 16,844 votos, Mayita ganó por 3,396 votos. El PPD se autoderrota, permitiendo la entrada de María Meléndez Altieri como alcaldesa, posición que mantendría hasta la actualidad, gracias en parte a la propia capacidad de autodestrucción del PPD, y parte por la falta de un líder de la categoría de Cordero Santiago.

El caso de 2012 es uno más interesante aún. Luego de la derrota de Zayas Seijo el PPD queda descabezado. Zayas Seijo renuncia a la presidencia. Surgen varias figuras interesadas en presidir el partido. EL PPD decide llevar a cabo una elección especial para elegir a su nuevo presidente. A la misma se presentan 3 candidatos: Ramon Torres, Víctor Vasallo y Adrián Graham. La elección se lleva a cabo con el acuerdo de que quien sería respaldado por lo demás para intentar llevar al PPD a una victoria, a su vez aprovechando el momentum que traía consigo la candidatura de Alejandro García Padilla, que junto al descontento existente para el gobierno de Luis Fortuño y la molestia causada en el municipio por los recortes de horario a los empleados, parecían augurar que Mayita, como Ico, seria un fenómeno de 4 años. Entonces vuelve a surgir el común denominador en la autodestrucción del PPD en Ponce, la figura de Francisco Zayas Seijo. Alegando diferencias en la poca fiscalización y otros asuntos reta a Ramón Torres en una primaria. La primaria fue ganado por Ramón Torres, con una cantidad total de votantes cercanos a los 8 mil entre ambos. Esta primaria dejó ver serias deficiencias en la candidatura de Ramón Morales, la cual a pesar de la victoria salió muy maltrecha. Mayita, que era una incumbente con fuerte respaldo en su partido, terminaría ganando las elecciones de 2012. La división creada por Ico Zayas echó por la borda todos los esfuerzos de unión de los 3 años anteriores, Mayita se quedaba 4 años más. El PPD se autosabotea nuevamente.

En los próximos 4 años los legisladores municipales, encabezados por el Dr Luis Irizarry Pabón fiscalizan de manera muy efectiva a Mayita, cuya imagen sufre el clásico desgaste de todo político, junto con la continuación del recorte laboral, que ya no es recorte y se ha convertido en la jornada de rutina, y enfrenta unas primarias de el entonces representante Tato León. Parecía que el PPD iría a una elección cómoda con la figura de Irizarry Pabón. Entonces entra la junta de gobierno que es impuesta para presidir el PPD en Ponce. El comienzo de un nuevo ejemplo de autodestrucción. Esta junta termina escogiendo como presidente y candidato del PPD a Víctor Vasallo Anadón, quien era representante de distrito. Irizarry Pabón continua como legislador municipal en aras de la unión del partido. Pero con lo que no contaba la junta era con que Víctor Vasallo no era un candidato que el pueblo apoyara. Sus dos victorias no habían sido holgadas, y en distritos que incluyen dos municipios populares además de Ponce. Además el PPD erró en que Vasallo no entró en la fiscalización fuerte contra Mayita, manteniendo demasiado silencio en una campaña donde de por si se veía que la campaña de Ricardo Rosselló intentaría subir la imagen de la alcaldesa dentro de su partido, luego de una victoria contundente en su primaria. El PPD no pudo utilizar todos los defectos de la administración de Mayita, y ella terminaría ganando por una tercera ocasión por unos 5 mil votos. La participación de 48% selló su victoria. La movilización fue pobre.

Pasamos a la actualidad, nuevamente la figura del Dr. Luis Irizarry Pabón se consolida como la voz que lleva la fiscalización en contra de Mayita. El liderato PPD parece unido. La imagen de la alcaldesa continúa afectada por lo que ya es la jornada regular para muchos, aunque habrá quien discuta si este issue no murió ya dada la poca efectividad que tuvo en la pasada elección. EL gobierno central es un desastre lo que parece augurar un cambio de gobierno. El PPD parecía sólido hast el pasado 25 de julio, cuando entra, de la misma forma y con los mismos defectos que en su momento sus seguidores le señalaron a Ricardo Rossello, la figura de Rafael Zayas Colón, hijo de Francisco Zayas Seijo. Inmediatamente han comenzado los pedidos de unión, de que este abogado no tiene a experiencia para la poltrona municipal, que no ha fiscalizado a la alcaldesa. Pero ya el ha anunciado que irá a primarias contra quien sea. La figura de Ico Zayas, hoy en la imagen de su hijo, se presenta en el PPD nuevamente trayendo la desunión. Si el PPD no ha aprendido las lecciones de sus pasadas tres contiendas, Mayita puede continuar sonriendo, su cuarta victoria consecutiva esta a dos años de distancia. Solo tiene que sentarse y mirar como el PPD se autosabotea nuevamente. Después de todo, siempre hay figuras que nunca aprenderán de su historia.

*El autor es Profesor de Historia