Últimas Noticias

Lo qué callan las azafatas y qué necesitas saber para que cada vuelo sea cómodo

Ser azafata es una de las profesiones más románticas del mundo. Estas bellas ninfas con zapatos de tacón de 10 centímetros permanecen tranquilas y sonrientes en cualquier situación, y son capaces de hacer frente al incidente más complejo a bordo. Y, por supuesto, las asistentes de vuelo tienen sus secretos, que no se apresuran a compartir con los pasajeros comunes.

En NDP decidimos averiguar qué es lo que ocultan las azafatas detrás de sus sonrisas amables, y, al mismo tiempo, descubrimos algunos detalles que convertirán cada vuelo en un pasatiempo agradable. Además, descubrimos que las asistentes de vuelo a veces prescinden del comportamiento formal y educado y se toman algunas libertades directamente en el lugar de trabajo, pero hablaremos de esto al final.

10. Anteriormente, los asistentes de vuelo eran solo hombres

9. No son sirvientes, sino ayudantes del capitán

Muchos de nosotros creemos que la tarea de las azafatas es servir comida, mantener la limpieza y cumplir los deseos de los pasajeros. Pero la tarea principal de las asistentes de vuelo consiste en ser los ojos y oídos del capitán, el jefe más importante a bordo que resuelve todas las situaciones de emergencia. Las asistentes controlan las áreas preasignadas de la cabina del avión, y en el caso de situaciones irregulares informan al comandante de la nave aérea. Además, cada hora las asistentes deben ponerse en contacto con los pilotos para asegurarse de que estén bien.

8. Las asistentes de vuelo no cobran mientras la puerta del avión permanece abierta

7. El despegue y el aterrizaje no son buenos momentos para dormir

6. Dormir: el mejor remedio para un vuelo cómodo

5. Pollo o pescado

4. Por qué es necesario seguir las indicaciones de las azafatas

3. Qué asientos en el avión son los mejores

2. ¿Qué saben hacer las asistentes de vuelo?

1. Consejos útiles para recordar

  • Nunca camines descalzo en un avión. El piso de un avión convencional es mucho más sucio de lo que puedes imaginar.
  • Los baños: tampoco es el lugar más limpio. Úsalos solo en caso de emergencia y no te olvides de servilletas antibacterianas cuando regreses a tu asiento, incluso si te lavaste las manos.
  • La mesita que acabas de utilizar para comer, quizás, se usó con otros fines muy distintos en el vuelo anterior. Por ejemplo, algunos pasajeros la aprovechan para cambiar los pañales a sus bebés. Para limpiarla puedes recurrir a los remedios antibacterianos otra vez. Limpia la mesita y, al mismo tiempo, los apoyabrazos del asiento. Hazlo por tu propia seguridad

  • Si no quieres problemas, es mejor no pronunciar ninguna palabra asociada con el terrorismo a bordo. Nadie va a apreciar tu broma; además, pueden retirarte del vuelo en el aeropuerto más cercano.
  • Las asistentes de vuelo están listas para ayudarte a resolver cualquier problema. A excepción de uno. Ni siquiera pienses en pedirles una aguja e hilo para coser un botón desgarrado. Ninguna de las asistentes de vuelo cose nada antes del vuelo ni durante el mismo. Se considera de mala suerte para los miembros de la tripulación.
  • Trata de prescindir de Coca-Cola light durante el vuelo: tiene tanto gas que el proceso de llenado del vaso se hace muy duradero y extremadamente difícil para las azafatas.
  • Durante el vuelo, las azafatas por lo general tienen muy poco tiempo libre. Es por eso que se agradecería que te acerques a ellas para pedir un vaso de agua. En el proceso estiras un poco tus piernas.
  • Los pasajeros educados y amables obtienen algunos privilegios. Si caíste bien a las asistentes de vuelo, no solo te pueden ofrecer una porción adicional de comida, sino también un lugar más cómodo en el salón.
  • Puedes dejar una propina a las auxiliares después del vuelo. Pero solo unos pocos pasajeros siguen esta tradición.

Y ahora, una impresionante sesión de instrucciones de seguridad previas al despegue.