Últimas Noticias

Los líderes de la Unión Europea acuerdan la creación voluntaria de centros para inmigrantes

Viernes, 29 de junio de 2018 Por EP- Los líderes de la Unión Europea (UE) alcanzaron esta madrugada un acuerdo para crear de forma voluntaria en los Estados miembros centros “controlados” para separar a los refugiados, con derecho a permanecer en los Veintiocho, de los inmigrantes económicos, que serían devueltos a sus países de origen.

Por tanto, cuando las personas lleguen al territorio comunitario serán internadas en esas instalaciones hasta decidir si se les otorga el estatus de protección o no. La reubicación de los refugiados desde esos centros a diferentes Estados miembros también será voluntaria para los Veintiocho.

“En el territorio de la UE, quienes son salvados (del mar), de acuerdo con el Derecho Internacional, deben ser atendidos, sobre la base de un esfuerzo conjunto, mediante su traspaso a centros controlados establecidos en Estados miembros, solo de forma voluntaria, donde un procesamiento rápido y seguro permitiría, con total apoyo de la UE, distinguir entre irregulares y refugiados”, dicen las conclusiones.

“En el territorio de la UE, quienes son salvados (del mar), de acuerdo con el Derecho Internacional, deben ser atendidos, sobre la base de un esfuerzo conjunto, mediante su traspaso a centros controlados establecidos en Estados miembros, solo de forma voluntaria, donde un procesamiento rápido y seguro permitiría, con total apoyo de la UE, distinguir entre irregulares y refugiados”, dicen las conclusiones.

Con respecto a las plataformas de desembarco en países terceros, los líderes se muestran más imprecisos. “El Consejo Europeo pide al Consejo (de la UE) y a la Comisión explorar rápidamente el concepto de las plataformas de desembarco regional, en estrecha cooperación con países terceros relevantes, así como con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones”, afirman los jefes de Estado y de Gobierno.

Añaden que esas plataformas deberían operar “distinguiendo situaciones individuales, con total respeto del Derecho Internacional y sin crear un efecto llamada”. Los Veintiocho no hicieron menciones directas a países, pues esos Estados deben antes dar su consentimiento a la instalación de esas infraestructuras en sus territorios.

Ante el reciente incremento de las llegadas por el Mediterráneo Occidental, los líderes señalan que la Unión Europea “apoyará financieramente y de otras formas todos los esfuerzos de los Estados miembros, especialmente España, y países de origen y tránsito, en particular Marruecos, para prevenir la inmigración ilegal”.

Asimismo, tras lo sucedido con el barco de la ONG alemana “Lifeline”, recalcan que todas las naves que operan en el Mediterráneo “deben respetar las leyes aplicables y no obstruir las operaciones de los guardacostas libios”.

Además, piden esfuerzos adicionales para implementar el acuerdo migratorio con Turquía y se comprometen a transferir 500 millones de euros al fondo fiduciario de la UE para África e instan a los países a realizar aportaciones adicionales.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado este viernes que el acuerdo sobre migración que han alcanzado los líderes de la UE “no es el mejor de los acuerdos”, pero también ha añadido que el Ejecutivo español se da “francamente por satisfecho” porque ha conseguido “cosas muy positivas” tanto para España como para el bloque comunitario.

“No es el mejor de los acuerdos pero es un acuerdo importante que camina en la dirección de continuar dando una perspectiva europea a un desafío europeo como es el de la migración”, ha expresado en declaraciones a los medios tras la cumbre de líderes europeos.

“Nosotros nos podemos dar francamente por satisfechos. Creo que hemos conseguido cosas muy positivas para el país y sobre todo, y muy importante, a nivel europeo”, ha añadido a continuación.

En su opinión, “lo peor” hubiera sido que los jefes de Estado y de Gobierno no hubieran conseguido cerrar un pacto y “no se hubiera dado una perspectiva europea a un desafío que es común”.

Entre los aspectos positivos para España, Sánchez ha afirmado que el documento pactado “reconoce el crecimiento de los flujos migratorios en el Mediterráneo occidental” y “la labor que está haciendo España como país para abordar esos flujos migratorios”.

También ha destacado que tanto los Veintiocho como las instituciones comunitarias se comprometen a “volcar recursos económicos” para ayudar a España en la “ordenación” de dichos movimientos migratorios, así como a los llamados países de tránsito como Marruecos.

Por su parte, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, dijo al término de la jornada de negociaciones que “Italia ya no está sola”. Con rostro victorioso, con el borrador de conclusiones en mano, Conte se mostró satisfecho ante los medios de comunicación por haber alcanzado compromisos lo suficientemente satisfactorios para el país como para levantar el veto que había impuesto horas antes al resto de conclusiones de la cumbre.

“En Europa solo se podrán crear, por los países que quieran, puntos de desembarco, pero de forma voluntaria”, dejó claro Conte, quien destacó que en el primer punto del acuerdo alcanzado por los Veintiocho se establece que la regulación de la inmigración debe tener un enfoque “integrado y coordinado”.

Asimismo, señaló que en el pacto se señala que cualquier nave que surque el Mediterráneo debe respetar la ley y no interferir en las labores de la Guardia costera, así como un enfoque coordinado entre países de las operaciones de salvamento en el mar.