Últimas Noticias

Más del 60 por ciento de los boricuas están sobrepeso

26/feb/2018 Por Redacción – En Puerto Rico, de acuerdo a los resultados de un informe divulgado por el Departamento de Salud de Estados Unidos, cerca del 67 por ciento de la población tiene sobrepeso y de ese porcentaje se estima que un 28 por ciento se encuentra dentro de la categoría de obesidad.

“Dentro del grupo de personas obesas la proporción de obesidad mórbida ha ido en aumento. La obesidad está vinculada al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes tipo 2, algunos tipos de cáncer, hígado graso, apnea de sueño, artrosis, por mencionar solo algunas de las condiciones que disminuyen la calidad y esperanza de vida de quienes la padecen”, dijo en declaraciones escritas Albert Suárez, médico especialista en Cirugía Bariátrica del Hospital del Norte de la isla.

Asimismo, explicó que el Índice de Masa Corporal (IMC) es el indicador que se utiliza para determinar si una persona tiene sobrepeso u obesidad. La obesidad se diagnostica cuando este índice es igual o mayor que 30. Este número se calcula dividiendo el peso en kilogramos (kg) entre la estatura en metros (m) al cuadrado. En el caso de la obesidad extrema o mórbida, el Índice de Masa Corporal es igual o mayor que 40.

Entretanto, afirmó que en la actualidad, la cirugía bariátrica es uno de los procedimientos quirúrgicos considerados como alternativa para atender a aquellos pacientes cuyo sobrepeso alcanza niveles de obesidad mórbida y que han realizado distintos esfuerzos para bajar de peso sin éxito.

Explicó que este procedimiento constituye una opción segura y efectiva, que además de permitir la pérdida de peso sostenida, puede frenar el desarrollo y evolución de otras comorbilidades asociadas a la obesidad y proporcionar una mejor calidad de vida al paciente. Estudios recientes han demostrado el impacto a largo plazo de estas intervenciones en la reducción de factores de riesgo cardiovascular y resolución de condiciones crónicas como hipertensión arterial y diabetes.

“La experiencia con la cirugía ha sido muy buena, empezó en el año 2001 en el Hospital de la Universidad de Puerto Rico y al menos un 70 por ciento de los pacientes alcanzan resultados favorables y un alto porcentaje pueden llegar a revertir por un período de 10 años afecciones como la diabetes tipo 2 o la hipertensión”, dijo Suárez, quien ha operado a 2,000 pacientes dentro del Programa de Bariátrica de este centro hospitalario, obteniendo resultados positivos.

Indicó que hoy día la mayoría de las operaciones para perder peso se hacen a través de laparoscopia, procedimiento que consiste en realizar una pequeña incisión en el abdomen e introducir una cámara pequeña o visualizador que permite que el cirujano vea los órganos internos en un monitor de video. La cirugía por laparoscopia es menos invasiva que las intervenciones “abiertas”, lo que genera menos dolor postoperatorio, minimiza las complicaciones de las heridas, reduce la duración de la estadía en el hospital y el paciente tiene la posibilidad de reincorporarse más rápido a su actividad normal.

Suárez considera que la clave del éxito del procedimiento está en el seguimiento médico y los cambios de hábitos que debe realizar el paciente tras la cirugía. “Usualmente la pérdida de peso mayor ocurre en los primeros dos años de postcirugía. La cirugía bariátrica en este momento es la mejor opción en aquellas personas que han fallado en regímenes alimenticios para bajar de peso. Una vez se da de alta al paciente es necesario que éste tenga seguimiento periódico con el equipo médico”, apuntó.